Cocreando con Dios… La maternidad consciente

maternidad

 ”Mujer, espero que estas palabras abra un espacio

en tu corazón y en tu mente,

para que la Luz y el Amor que habitan en tu interior

te den la fuerza necesaria para manifestar tu esencia femenina

y descubrir que lo que ahora te digo aquí no es nada nuevo, ya lo sabías,

sólo que lo habías olvidado al abrir tus ojos únicamente hacia el exterior;

pero alégrate, cerrándolos al exterior los abres hacia tu interior,

en donde habita la belleza suprema del Amor

y la  biblioteca inagotable de sabiduría”

-Liliana Lorna

                                                                                                               

¿Intuyes que pronto serás mamá?

¿Estás esperando un bebé?

¿Eres mamá?

Entonces estas líneas escritas desde el corazón son para ti, son recuerdos de amor…

¿Sabes lo maravilloso que es ser madre?

No sólo significa albergar una vida, significa mucho más que eso:

Significa glorificar a Dios en ti, a través de tu propia esencia femenina, siendo cocreadora con Él, creando todos los vehículos que tu hijo necesita para manifestarse y realizarse en éste plano físico a partir de los tuyos propios.

Tú eres la proveedora de la materia prima que tu hijo necesita para construir sus cuerpos físico, mental y emocional (sin mencionar otros) en los primeros años de su vida.

 

Así pues, sé consciente hermosa mujer de la misión tan importante que albergas en tu Ser:

SER MAMÁ CONSCIENTE…

¿Sabías que? No se es madre a partir del momento en que el bebé nace, este maravilloso procesa inicia tiempo atrás, tampoco inicia cuando quedas “embarazada”,  se es madre  desde el primer instante en que tu hijo decide venir y tú aceptas, cuando te elige a ti, a papá y a tus hijos para compartir con ustedes la unidad del amor. A partir de ese instante un lazo dorado de amor los unirá por siempre.

Y entonces, una suave y dulce voz interior te intuye que vas a ser mamá, y te invita a preparar todos tus cuerpos para tan magnífico acontecimiento, tomando el papel principal de cocreadora con Dios.

Y comienza una transformación maravillosa en tu Ser, el cuál a un nivel profundo se regocija profundamente con la oportunidad de experimentar la comunión con su Creador; no serás una espectadora que sólo observa los acontecimientos sin que tengas control alguno sobre ellos, ¡no!, todo lo contrario, tendrás el papel estelar (consciente o inconscientemente) del maravilloso proceso que está a punto de suceder

Tu Ser te llama a prepararte, para ello sensibiliza tus fibras emocionales y sin ser consciente de ello, eres más susceptible a los acontecimientos que suceden a tu alrededor, y cuando el bebé ya ha conformado la primer célula de sus cuerpos físico, mental y emocional, en tus primeras horas de gestación, algo maravilloso sucede en ti, todas las células de tus cuerpos entran en intensa actividad (alegría y entusiasmo) modificando y adecuando todos sus procesos bioquímicos hacia la activación del proyecto supremo que llamamos MATERNIDAD.

Maravillosamente perfecta la sincronía con la que se lleva a cabo, donde cada célula de tu cuerpo físico pone en marcha el programa adecuado para suministrar los recursos necesarios a aquellos órganos y complejos biológicos directamente involucrados y que más lo requieren.

Son instantes de gran entusiasmo, preparar la gran fiesta, la gran celebración:

La realización del Ser creado co-creando con su Creador

Preparando todo el complejo bioquímico en todos sus niveles, para suministrar la materia prima que se necesita en tan importante acontecimiento.

Igualmente sucede con los cuerpos mental y emocional, el júbilo es intenso, serán nueve meses en los que trabajarán con armonía proveyendo  todo lo necesario para la formación de los pequeños cuerpos, trabajando en equipo con Dios, hombro a hombro, instante a instante, nueve hermosos meses…

 

Es un momento histórico en la línea de tiempo de tu vida, estás siendo co-creadora de Vida, cocreando con Dios, haciendo cada cual su parte, trabajando con gran entusiasmo mutuo, como dos grandes amigos. Preparando los vehículos para aquel bello Ser que instantes antes en el tiempo cósmico te eligió como su madre y tú lo aceptaste como tu hijo.

Qué hermoso regalo ser consciente de estos primeros instantes mágicos…

Si te encuentres siempre corriendo de un lado a otro, dedicando todo tu tiempo y atención a lo que sucede fuera de ti, en las carreras de la vida cotidiana, tal vez viviendo con estrés y presiones… entonces ¡por favor aquiétate!, escucha la suave y amorosa voz de tu intuición y refúgiate en tu corazón, regálate el tiempo de disfrutar la maternidad desde el primer instante… No permitas que pase desapercibido este momento sagrado de comunión con Dios y tu bebé.

Que este instante divino no pase delante de tu mente y tu corazón sin que tú te des cuenta por estar tan ocupada.

Comparte con tu bebé y con Dios este instante sagrado… El primer instante en que tu hijo llega a ti, bendiciendo tu nombre, tu familia y tu hogar.

La maternidad es una experiencia amorosa tan esplendorosa, tan magníficamente esculpida en tu corazón, que no hay actividad o situación física que justifique dejar de vivirla intensamente con todos tus sentidos.

Vivir sin prisas esos nueve meses que te regaló Dios de convivencia interna con Él y con tu bebé, ese espacio de luz que Dios abrió para ti en tí, de diálogo interno con Él, de clases de Amor, de despertar; te permite gozar de la paz, armonía y tranquilidad interna necesarias para disfrutar el maravilloso proceso que estás viviendo.

La etapa de mayor comunicación y unión entre mamá e hijo es precisamente la gestación, donde se da la comunicación interna más clara, transparente, bella y amorosa que existe; es la etapa de cimentación, cuando se construyen las conexiones amorosas más sólidas y profundas, ya que se da de manera natural la comunicación amorosa de corazón a corazón, donde las brillantes y robustas raíces del Amor Incondicional se abren paso  hasta llegar a lo más profundo de ambos corazones, uniéndolos con los lazos invisibles del amor materno cósmico.

Mamá, aquieta tu mente, ve a tu corazón y platica con tu bebé, nútrelo intensamente con tu Amor… Y deja que Dios te conduzca suave y amorosamente…

Cuando descubres la amorosa presencia de Dios dentro de ti,

cuando reconoces y aceptas la plenitud de tu esencia femenina,

cuando eres consciente de la Energía Femenina que habita en ti,

 entonces dejas de identificar a Dios con su aspecto masculino,

pues descubres que su naturaleza también es femenina,

y entonces te da lo mismo si solo le llamas *Dios*,

pues ahora eres CONSCIENTE de

la naturaleza femenina/masculina de su Identidad divina”

Tomado del libro Cocreando con Dios… La maternidad consciente, por Liliana Lorna.

@ Todos los derechos reservados.

@ All rights reserved.

The total or partial reproduction of the material contained in this site is authorized provided the source is acknowledged and the text integrity respected. In Love and Consciousness thanks for your understanding.

Thanks for joining and support, spreading seeds of love and awareness by sharing this post with the world. Thanks to prevent and combat plagiarism with your inner integrity.

Se autoriza la reproducción total o parcial sin la autorización escrita del autor, siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto. En amor y consciencia gracias por tu comprensión.

Gracias por unirte y apoyar, esparciendo semillas de amor y consciencia al compartir este blog con el mundo. Gracias por prevenir y combatir el plagio con tu integridad interna.

FIGHT PLAGIARISM WITH INNER INTEGRITY | COMBATIR EL PLAGIO CON INTEGRIDAD INTERNA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s